Porque las cosas buenas no están tan lejos.